Usuario: [ No registrado ]
Español Portugues English
COMUNIDAD VIRTUAL INTERNACIONAL EN TEMAS JURÍDICOS NOTARIALES
Login Usuarios
 
Noticias
Sitios de Interés

Proveedores de Información


Buscador
Consulta Notarial
Email Gratis


 

Colombia : 18/07/2006 | Derecho Civil - Sociedad Conyugal
Divorcio y Cesación de los efectos civiles de Matrimonio Religioso en Bogotá.

 El divorcio “facilita” la terminación de una mala relación matrimonial, en la que los beneficiados también son los hijos, especialmente los menores de edad. El mayor número de actos escriturarios de divorcio, por diversos factores, se otorgan en Bogotá. El trámite notarial, es muy sencillo; dependiendo de la calidad de servicio en cada notaría, se puede obtener el divorcio, en horas, si no hay hijos menores de edad o más de 15 días hábiles, cuando hay hijos menores de edad, porque se requiere participación del defensor de familia.

     En Norte América y Europa, el 50% de matrimonios, termina en divorcio. Ya no se discute la conveniencia social y familiar del divorcio. Pareciera que a mayor cultura, mayor número de divorcios. Razones de mejoramiento educativas,  económicas, de inclusión social y familiar, equilibrio en toma de decisiones en pareja, medios de comunicación, aceptación o reconocimiento del nuevo, mejor y más importante rol laboral, profesional y cultural de la mujer, simultáneamente a los beneficios, generan mayores conflictos que la sociedad machista de hoy, no puede prevenir fácilmente, especialmente en nuestro país. 

   Podemos estar o no de acuerdo con el Divorcio en Colombia, pero hoy es una realidad social, legal, real e inmediata,  solucionar las dificultades de convivencia en pareja e importante,  la obligación del Estado para ofrecer alternativas de solución de conflictos, propiciar diálogo y garantizar oportunamente el respeto de los derechos de los cónyuges. Es valiosa la labor notarial o judicial, con mayor razón cuando existen hijos menores de edad, para contribuir a asegurar sus derechos y especialmente su calidad de vida, en asuntos vitales: alimentos, salud, educación, etc.

     Es un hecho público, que el Notariado, Estado al servicio de los ciudadanos y gracias a la Ley 962/05 y Dec. 4486/05, presta en forma más eficiente y ágil el servicio de divorcio o cesación de los efectos civiles de los matrimonios religiosos, por mutuo acuerdo de los cónyuges, en la Notaría que pueden escoger libremente, otorgando una Escritura y evitando un engorroso proceso judicial.

    Es “fácil” notarialmente, obtener divorcio o  cesación de los efectos civiles de un matrimonio religioso. Otro capítulo son las consecuencias,  especialmente  familiares, sicológicas, presiones de diversa índole, la mayoría negativas para los menores hijos; también  implicaciones sociológicas, religiosas y políticas. 

Por ejemplo escuchamos de labios del Presidente del directorio del Partido conservador, consecuencia Ley de bancadas, que tomarán medidas drásticas contra parlamentarios que asuman posiciones legislativas a favor de temas como el aborto o el Divorcio (?). Y nuestro Estado de derecho civilista, laico, respetuoso de la libertad de cultos, la libre expresión, etc...?

   Creemos que la mejor calidad de vida, en términos educativos, culturales y socioeconómicos de la mujer Colombiana, se obtiene y se disfruta en Bogotá. Es fácil observar que cualquier mujer en Bogotá, tiene mejores y mayores oportunidades universitarias y profesionales. En provincia, no existen tantas facilidades. Basta imaginar el futuro en calidad de vida que les espera a los hijos y a sus madres de escasos 15 y menos años de edad. En Francia legalmente se considera, que menores de 18 años, no tienen la preparación cultural/mental, para asumir responsablemente sus obligaciones paternas. No se les permite contraer matrimonio.

    En consecuencia, es y será en Bogotá, donde se autorizan y se autorizarán más escrituras de divorcio o cesación de los efectos civiles de matrimonio religioso, por muchas razones: cantidad de población, mujeres más preparadas, con capacidad y carácter decisorio para finalizar deteriorada relación matrimonial, pues conviene más por salud mental y bienestar para madres e hijos, un divorcio oportuno, que una miserable vida diaria con pareja en conflicto y poco recomendable entorno para crecimiento integral de sus hijos.

    Es lo que observamos en los 40 divorcios mensuales, 40 escrituras autorizadas solo en el mes de Junio de 2006, en una (1)  sola Notaría de Bogotá. Notaría 19. Son 72. Las estadísticas oficiales de Supernotariado, señalan unas cifras erróneas, equivocadas, pero la realidad formal legal, es otra. En Bogotá, se tramita el mayor número de divorcios del país. Y aproximadamente el 80% de los divorcios, se tramitan por iniciativa/decisión femenina. De 10 divorcios, sólo 4 tienen hijos menores de edad.

    También en Bogotá existen mayores facilidades tecnológicas notariales, pues basta solicitar modelos por correo electrónico y realizar tramite pertinente, la información beneficia a la gran mayoría de ciudadanos capitalinos. El 90% de las amables y necesarias mujeres secretarias, manejan  Internet en la Oficina/empresas. El mayor numero de estudiantes y trabajadores, en Bogotá, son mujeres.

    En medio país campesino, las niñas desde los 12 años se dedican a criar a sus hijos de diferente padre, labores de hogar, no tienen oportunidad de estudio escolar formal. En esa otra Colombia “no existe” el divorcio. No se requiere: la mayor parte convive en unión libre.

    En ese medio país, tan poco llega siquiera un solo periódico de los que denominan de “circulación nacional”;  y si llegan unos pocos, sólo unos pocos tienen acceso a ellos. Televisión, pues no existe, porque en la mayoría de hogares colombianos campesinos no hay siquiera energía eléctrica. Desconocen la existencia de la institución del divorcio, hecho que no ocurre en Bogotá.

    En concreto: la formalización de un divorcio o cesación de los efectos civiles de un matrimonio religioso, cuando no existen hijos, con documentos completos y por intermedio de abogado, quién debe firmar la solicitud, aunque no necesariamente la escritura, se puede obtener en horas o semanas, dependiendo de la calidad de servicio de la notaría elegida. En la Escritura se estipulará el cumplimiento o no, de obligaciones alimentarias entre cónyuges y queda disuelta la sociedad conyugal.

    Cónyuges deciden si la liquidan o no su sociedad conyugal en el mismo acto escriturario. Lo recomendable es que sí lo hagan, para evitar que las dificultades se prolonguen. Aunque la liquidación de la sociedad conyugal, no es requisito esencial para contraer nuevo matrimonio civil,  si es fuente de muchos nuevos conflictos e inseguridad para los nuevos cónyuges.

    Cuando existen hijos menores de edad, el lapso de obtención de divorcio se extiende unos 15 días hábiles más, porque forma parte del divorcio o  cesación de los efectos civiles de un matrimonio religioso, el acuerdo de los  cónyuges, sobre el cual debe emitir concepto el Defensor de Familia, sobre cumplimiento de obligaciones alimentarias entre ellos, si es el caso, la forma en que contribuirán a la crianza, educación, establecimiento de los mismos, cuantía de la obligación alimentaria, indicando lugar y forma concreta, como número de cuenta donde deben realizarse consignaciones, responsable de custodia y cuidado personal de los menores, régimen de visitas, etc..

    En todo caso si el Defensor de Familia no emite su concepto en los 15 días siguientes a la notificación, el Notario dejará constancia de tal circunstancia, autorizará la escritura y le enviará una copia. Esta escritura debe inscribirse en el Libro Registro de Varios, de la Notaría y el Notario comunicará la inscripción al funcionario competente del registro del Estado Civil.

    Por ser un acto sin cuantía, el costo incluyendo derechos notariales, impuestos y copias, es de $ 100 mil pesos; este valor se puede incrementar, dependiendo del número de anexos. Cada hoja incrementa un valor de $ 1.710, más IVA.

    En principio, lo estatuido para el divorcio o cesación de los efectos civiles de un matrimonio religioso, aplica en forma similar para la unión marital de hecho.

    Lo ideal sería que en una pareja, casada, nunca se presentará la ruptura de su relación hombre-mujer, pues el matrimonio, en la historia de la humanidad, sin importar creencia o Estado o época,  es considerado, la institución social más importante y necesaria para establecer e integrar LA FAMILIA.

 
 
Fuente: Proveedor de Información de ElNotariado.com: Notaria19.com
Autor:







  Normas de Confidencialidad / Privacidad l Condiciones y Términos l Patrono del Sitio l Contacto l Faq´s
Sur On Line Notariado Contacto